Mes de mayo - Mes de Mª Auxiliadora (14)

14-Santander

FLOR: Como hicieron los primeros cristianos, colabora tú en el anuncio del Evangelio.

Una imparable mancha de aceite.
Las manchas de aceite se extienden enseguida. Hace dos mil años, hubo un fenómeno que se extendió de modo increíble por todo el Imperio romano: la fe cristiana.
Jesús mandó a sus Doce Apóstoles: "Id por todo el mundo y proclamad el Evangelio". Aquellos hombres sencillos, sin cultura, pero impulsados por la fuerza del Espíritu Santo, llenaron el Imperio romano del Evangelio de Jesús.
El Espíritu Santo hizo otro prodigio: los hombres y mujeres que aceptaban la fe cristiana, se convertían en apóstoles de sus amigos y conocidos. María, Madre de la Iglesia, fue la Reina de los Doce Apóstoles y de todos los demás apóstoles, hombres y mujeres, que hicieron extenderse la fe como una imparable mancha de aceite.