por si puede ser util...

El pasado domingo tuvimos la oportunidad de acompañar a Jesús en la experiencia del desierto y conocer las tentaciones por las que pasó que se parecen mucho a las nuestras. Hoy, 2º domingo de cuaresma, nos sugiere vivir con Él la experiencia del monte Tabor, una experiencia de oración, dejándonos transfigurar con Él, que nos ayudará a sentirnos firmes y seguros en nuestra fe, a pesar de las dificultades por las que tengamos que pasar en la vida. Que esta Eucaristía, vivida como verdaderos hermanos, nos llene de fuerza, conecte nuestro corazón al de Cristo, para escuchar su música divina y salir a anunciar a todas la vida nueva de Jesús.

 

1. VER: ¡Una “quedada” con los amigos!

A veces a través del móvil o de email nos citamos para juntarnos, realizar alguna actividad o pasarlo bien…

¿Cómo os avisáis? ¿Qué hacéis? ¿Lo pasáis bien?, ¿Conocéis a nueva gente? ¿Qué os aporta la cita?

2. JUZGAR: Una quedada en las alturas

Jesús organiza una quedada con los suyos, algo así: “vamos al monte Tabor. Habrá una sorpresa. Avisa a Pedro, Santiago y Juan”.

Jesús quería fortalecerles en la fe antes de ir Jerusalén donde le iban a crucificar. En un contexto de oración se le manifiesta “transfigurado”, lleno de luz, lleno de Dios… Moisés y Elías respaldan su labor como Mesías Salvador. El Padre le reconoce como su “Hijo” y les pide: “¡Escuchadle!”. Esta es la GRAN SORPRESA. Pedro dice “que bien se está aquí”, pero Jesús les manda volver a la vida a vivir lo que han experimentado.

¿Qué le sucedió a Jesús y a los que estaban con él?

¿Qué nos quiere decir Jesús?

 

  1. Jesús quiere que subamos al Tabor de la oración y de la Eucaristía para conectarnos a su corazón.
  2. Quiere que nos pongamos los cascos de Dios, que cambiemos de onda dejando nuestras historias y músicas.
  3. Nos pide que subamos a menudo (que cuidemos la oración, el encuentro con él) pero que luego bajemos a la vida (a servir y estar cerca de los que están abajo, los que menos cuentan).

 

¿Cómo conectar con Jesús y mejorar en el trato con él?

3. ACTUAR: ¡Conéctate a Jesús, oye su música!

Piensa que necesitas de la oración para transfigurarte, llenarte de Dios, superar miedos y desánimos.

Recuerda que para orar hay salir de los ruidos, hacer silencio, escuchar la Palabra de Dios (la música divina), dejar que ilumine nuestros ojos, sentirse felices a su lado (qué bien se está aquí) y mirar nuestra vida con los ojos de Dios (críticamente). Así su palabra nos ayudará a enfrentarnos a las cruces y dificultades. Y volver a la vida haciendo lo que en la oración hemos descubierto.

En esta cuaresma vuestro grupo puede organizar una quedada de oración: preparadla bien.

Participa en la oración comunitaria, viacrucis, la eucaristía (el tabor dominical), escucha la Palabra en familia…

¿Qué vas a hacer para mejorar la oración?

 

Recursos

 


 

Visita el área de recursos "Por si puede ser útil"

Si quieres recibir semanalmente en tu correo electrónico los contenidos que se publiquen en esta sección puedes aquí